Juegos con Envio gratis a todo el mundo por menos de USD $ 9.99

Juegos con Envio gratis a todo el mundo por menos de USD $ 9.99

iPhone jailbreak, lo bueno y lo malo de desbloquear tu iPhone

iPhone jailbreak, lo bueno y lo malo de desbloquear tu iPhone.

Jailbreak
significa literalmente “romper la jaula”. Es decir desbloquear el iPhone. Al contrario de lo que muchos creen, no es lo mismo que piratearlo. De hecho es legal. Este proceso libera el móvil de las restricciones que trae de fábrica abriendo un abanico de posibilidades que serían impensables en un iPhone no modificado. Ojo, hacer Jailbreak no es lo mismo que liberar el teléfono para poder usarlo con otro operador de telefonía.

Estamos hablando de poder instalar en el móvil cualquier programa o software externo. Y no sólo el que autoriza la propia Apple desde su tienda de aplicaciones App Store. Esta técnica de jailbreak ya se puede hacer desde la versión 3G del iPhone gracias al equipo iPhone Dev-Team que no para de trabajar en nuevas versiones de la herramienta que lo permite.

Por supuesto, la decisión de desbloquear el iPhone no debe ser tomada a la ligera y se deben sopesar los pros y contras antes de dar este importante paso.

Una vez hecho el Jailbreak se puede acceder a Cydia, que es como una alternativa no oficial al App Store. Ofrece infinidad de aplicaciones para sacar mayor partido del terminal y que aportan nuevas características. Algunas carencias del terminal quedan solventadas con aplicaciones que permiten compartir archivos vía Bluetooth con cualquier dispositivo o incluso algunas que dotan al iPhone 3G de cámara de vídeo. Además se puede seguir usando la tienda oficial de Apple con normalidad.

Las opciones de personalización son prácticamente infinitas. Es posible descargar temas que cambiarán la apariencia del dispositivo a gusto del usuario más caprichoso. También hay aplicaciones que permiten ampliar el número de iconos que aparecen en la pantalla, por ejemplo puede haber hasta 6 iconos en el Dock (la barra inferior de la pantalla donde está el icono del teléfono). La pantalla de bloqueo tampoco se escapa de ser personalizada. Se puede decorar con animaciones, cambiar el diseño del reloj o incluso mostrar el estado de las cuentas de mail a tiempo real.

Puede parecer complicado desbloquear el iPhone si nunca antes se ha hecho. Pero en realidad no tiene mayor secreto. Además existen numerosos tutoriales que guían paso a paso. Eso sí, hay que prestar atención a la hora de elegir la versión de Jailbreak ya que ésta debe coincidir con la versión del sistema operativo iOS del teléfono (se puede consultar desde el menú ajustes o en iTunes). Mucho cuidado si el Jailbreak es “Tethered”, esto significa que si el iPhone se apaga o se queda sin batería se perderán todas las modificaciones y habrá que desbloquearlo de nuevo. Por eso es mejor buscar versiones “Untethered”.

Uno de los inconvenientes es que, al hacer Jailbreak, se pierde la garantía del terminal. Que no cunda el pánico, el proceso es totalmente reversible. Si el móvil va a hacer una visita al servicio técnico o simplemente alguien se arrepiente y quiere volver a tener su iPhone como al principio, sólo hay que restaurarlo desde iTunes.

Ante esta lluvia de ventajas parece que el Jailbreak es una opción casi obligatoria. Pero no hay que emocionarse ya que tiene riesgos importantes. Existe la posibilidad de que tras el proceso, el iPhone no vuelva a encenderse. Es decir, que tendremos un bonito pisapapeles de 600 euros. No se conocen casos en los que el terminal haya quedado completamente inservible, pero es un punto a tener muy en cuenta antes de hacer nada. Tampoco hay que olvidar el hecho de que adquirir aplicaciones en una tienda no oficial, en la que cualquiera puede subir sus propias aplicaciones, no asegura que el contenido de los archivos este 100% libre de virus. Por lo que hay que tener cuidado con lo que descargamos desde Cydia.

Otra desventaja es que si se actualiza el iPhone a una nueva versión perderemos el Jailbreak y habrá que esperar a que los chicos del Dev-Team desarrollen uno nuevo. Como ya hemos dicho, no es una decisión sencilla. Desde luego es tentador ya que ofrece muchas ventajas pero… ¿a qué precio?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Special Offer for Readers